Encuentro entre corazón y cerebro 2.

Tu corazón se prepara para responder tratando de ocultar su turbación, su confusión incluso, consciente de que al hablar estará utilizando herramientas lógicas que le son ajenas. En cambio, su sinceridad y sencillez proporcionarán un gran peso específico a sus palabras. Queda clara desde el inicio su familiaridad con el mundo de los sentimientos, lo cuál compensa sobradamente su previsible desventaja dialéctica frente al instrumento supremo del pensamiento.

—Siempre estuve aquí —confirma con serenidad—, pero no siempre supe cuál era la finalidad de seguir latiendo de forma incesante y automática. Y aun ahora no estoy seguro del todo. Quizás tú puedas ayudarme… Dime, ¿qué es eso que has comprendido sólo recientemente y que me convierte en algo más que el mecanismo que te mantiene vivo?

—Tampoco yo estoy seguro —contesta tu cerebro sorprendido ante su propia sinceridad—. Siento tu presencia; ya no sólo oigo tus sístoles y diástoles, ese abrir y cerrar de compuertas interiores, que es uno de los sonidos que permanentemente acompañan a mis procesos mentales y cuya rítmica repetición, adecuada aceleración o demora son una garantía de normalidad. Cada vez con más fuerza, me llega también una influencia nueva que sé procedente de ti. Mi claridad de juicio, mi inteligencia, mis decisiones siempre se vieron modificadas por ti y por tus emociones. Al principio no entendía nada. Estaba confuso. Pero luego comencé a cambiar, pues advertí que incorporar tus emociones a mis respuestas me hacía más perspicaz. Quiero decir, ‘nos hacía’, como individuo o máquina de supervivencia, ‘nos hacía más perspicaz’. Conforme he ido entendiendo mejor, ha comenzado a unirme a ti algo más allá de la camaradería: Una solidaridad de individuo, una idea de misión que perseguir, un destino común que compartir. Esa misión y ese destino consisten en preservar el sistema natural que es el cuerpo que nos alberga. Pero sé que hay algo más que todavía no he llegado a entender. Eso es lo que deseo, comprender con claridad, ahora que ya entiendo que somos, los dos juntos, dos pilares básicos de este ser y por eso debemos conocernos, entendernos, compenetrarnos…

http://www.amazon.es/dp/ASIN/B009MOEQ0U

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s